21 septiembre 2016

Cuaderno de Avalon, I: Esta lengua no es la mía.

 
 
 
 
Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo.
WITTGENSTEIN

Todas las habitaciones cuando por fin me he dormido
han lanzado sobre mí el castigo de los sueños.
LOUIS ARAGON

I. Podría amar este lugar, lo he sabido desde el momento en que comprendí que aquí la pradera y el asfalto se solapan, que la lluvia se presenta sin avisar y con ligereza, que el atardecer se adelanta al momento en que me ovillo en la cama temiendo la noche. O quizá es que aún no he conocido sus aristas y sus avatares, su margen para la soledad, su potencial de daño. ¿Es posible, me pregunto, que un lugar se suceda en el tiempo sin doler; sin enmarcarse como culpable de todo lo que en mí crece?

II. Esta lengua no es la mía. Me cerca. Me reduce. Tantas cosas nos unen aquí -la juventud-el desconcierto-la sorpresa y curiosidad del exilio. Y sin embargo sólo una conjunción de palabras nos separa, capaz de ejercer de nexo o de tímida frontera. Nunca antes fui tan consciente de que soy lo que digo. De que soy lo que soy capaz de decir, y nada más. No importa que habite un cuerpo, un circunstancia, un pisada. Si esta lengua no es la mía, ¿soy una mutilación? 

III. Vivo en una progresión de rostros y nombres y países -se suceden rápidos, inidentificables a mi alrededor- y sé que nunca volveré a verlos, no conoceré los miedos que se parapetan tran sus rasgos, no pronunciaré sus nombres; pero aquí está, conmigo, y bailamos. Encontrar la unicidad en la incesante repetición; lo necesario en las cumbres de lo contingente, ¿es el reto de un viaje? ¿Del viaje de una vida? Y de encontrarlo, ¿cómo atesorarlo? ¿Cómo protegerlo para siempre?

4 comentarios :

  1. Eres una artista Annie y, de todas, la más bonita!!! Espero que todo bien, yo sólo le pido a la navidad que llegue para regalarme tu libro. Besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, eso me haría muchísima ilusión! Espero que lo disfrutes si lo lees, de verdad. Mil gracias.

      Eliminar