03 junio 2016

(una conversación con Marina A. desde el otro lado)

Marina Alcolea
cómo te va, querida
¿quieres lo típico que se dice o la verdad?
sabes la respuesta
*
te lo he dicho algunas veces, pero para mi conocerte fue algo muy importante. cuando fuimos hablando y fui conociéndote un poco más. y vi el reflejo de mi tristeza en la tuya y viceversa. ayuda sentir que alguien más mira desde el otro lado
*
Marina A. crea como nunca podré crear yo, crea islas, crea nubes, crea un Dios que no perdona a quienes aman. Leedla y lo entenderéis. Leerla es recordar por qué escribo: porque no queda otro remedio si no se sabe hablar, vivir, de la forma correcta; ¿acaso supe alguna vez, cuando la luna quemaba y la vida era nueva y las fragancias se impregnaban en mi cabello rizado? Escribimos porque con Marina A. puedo usar el plural porque es demasiado tarde para hacer cualquier otra cosa. Cualquier otra cosa más fácil. Más conveniente. Menos letal.
*
y consigues que las personas y tú estéis separadas por un muro
*
tener que luchar con la vida y con uno mismo es agotador
*
Y no es necesario que hablemos de trivialidades, de patologías, que hablemos de nada que se sustente en la necia lógica de los días; para qué si los días pasan tan diferentes para nosotras, tan imposibles de aferrar, como reflejos en un río demasiado transparente. No es ese nuestro idioma: nuestro idioma es ala desnuda, sombra proyectada en la pared a la vista de todos, el augurio presente y silenciado a cada instante; es piedra dura y buitre y verdad y muerte velada
*
solo por sentir que alguien nos quiere. aunque no llegue a comprender el dolor
*
quién coño quiere manejar una caja de "frágil" 24/h
*
encontrar a alguien que intente comprender esa fragilidad
*
Quiero escribir como Marina. Quiero doler como Marina. Quiero ser como Marina así sería hermosa, así haría algo hermoso de todo esto que sobreviene, de todo esto que se sienta a mi lado, me besa la mejilla, dibuja con uñas delgadas sobre mi pecho: estoy aquí, y seguiré estando, y ahuyentaré todo lo que anhelas, el rubor, el destello en tu voz
*
el pasado me pone contra una pared señalándome con una espada
*
ni siquiera concibo el pasado como algo aparte, como algo que fue, en mi caso está aquí, me acompaña, me oprime, es algo que nunca se marchó o que dejó un testigo, un testigo que se hace presente como el dolor de huesos se hace presente con la lluvia. como una bala alojada en alguna parte de mi cuerpo
*
Y aunque esta mañana he llegado a casa y he cerrado la puerta y sufrido porque la espera nunca fue esperanza y a menudo atizó lo contrario. Y aunque ante mí se abre un camino cuyo fin puedo avistar pues será la primera vez pero también mi herida más antigua, alguien se posa en mi alféizar y canta. Y su canto es el aire del verano en mis ojos mojados: eres preciosaeres digna de amor: enseguida acabamos: volaremos: reiremos: tú mereces. Y es mentira pero aún suena entre los árboles nacientes.
*
porque confio en ti como en un pajarillo que a veces se asoma a mi ventana. y le digo "estoy triste" y me dice "yo también" y eso basta.
*
Puedo aferrarme a los pájaros y olvidar el sabor de la tierra. Puedo hacerlo, debo hacerlo, lo haré.
Puedo acostarme a esperar su venida.

1 comentario :