21 mayo 2016

La espiral.

Cynthia Lee
Tu nombre es un perfume que se derrama.
CANTAR DE LOS CANTARES

Ayer fue hermoso. Y digo ayer porque pronto llegó el presente y me dijo: basta. Y digo ayer porque en el hoy ganan la marcha y la ausencia. Ayer fue hermoso: existió el verbo pero existió también la flor en la boca. La vida en la boca. El mundo perdió sus líneas y sus contornos: quedó en sfumato, dejó de rodearnos y nos penetró. Nos colmó de su luz y su sombra. Ayer fue hermoso. Me miraste muy dentro en mitad de la espiral; me acariciaste la nuca empapada, me dijiste suave: ven aquí. Y yo fui corzo corriendo presto a la llamada de la flecha.

6 comentarios :

  1. Justo hoy me quedé pensando en la idea de 'presente', en el hoy, en lo mucho que me molesta no saber aprovechar ese regalo y que, al final, lo único que nos quede siempre sean recuerdos (sin contar con la posibilidad de repetirlos de vez en cuando). Y, bueno, justo te lo cuento porque tengo tatuada la espiral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo también he pensado en tatuármela! Una de las mil cosas que pienso en tatuarme. Pero como siempre, lo dejaré para dentro de milenios... No se me da bien cumplir propósitos.
      :)

      Eliminar
  2. Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  3. Ay, esa última frase tan evocadora.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar