21 diciembre 2015

20D: Os diré por qué la pena y por qué la pasión.

Jacques-Louis David
I. La campaña se bebía gran parte de nuestro tiempo: mientras estudiábamos oíamos mitines, mientras nos quedábamos dormidos nos reíamos de los GIFs, mientras íbamos a clase comentábamos los programas con indignación. Y lo hacíamos ilusionados, convencidos, pero también con ese regusto a lo que podría haber sido: esa idea de esa Gran Marcha que al final se dividió, clavada en nuestros corazones.
(Amor mío, camarada, no te he dado las gracias por haber estado ahí, soportándome en las encuestas, escuchando mis disertaciones, consolándome mientras lloro de impotencia cuando te llamo y te digo que este sueño que construimos es inútil. Ahora podremos volver a la paz, o quizá nunca volvamos a ella: quizá la rosa roja que hemos portado estas semanas se plante para siempre en nuestro hogar con sus espinas).
♠ 
II. Madrugo, yo, la que nunca madruga; tiro de café, me cuelgo mi tarjeta de apoderada, y omito el dolor de pies y la decepción por nuestras opciones; largas horas envidiando a aquellos que sí llegan, a aquellos que no tienen que hacer números ni malabares. Y también siento algo bello y luminoso: la voluntad, sincera, légitima, en otros ojos, en otros colores; y eso fortalece mi idea: la Gran Marcha será de todos.
♠ 
III. Contar votos es contar derrotas pero también pequeñas victorias, pequeñas y benditas victorias; es lo que tiene el desierto, que un sorbo de agua se hace infinito. 
♠ 
IV. Os diré por qué la pena y por qué la pasión. Porque los errores cometidos no nos eximen de la lucha. Porque los errores no nos eximen de nuestra voz, que ha sonado fuerte y certera contra toda cruda injusticia. Porque la memoria traiciona a quienes pelean y han peleado por nuestro pellejo. Medianoche: entrego las actas, en la sede todo es revuelo, comida que va y viene, plasmas encendidos. Hablo con compañeros sin nombre y palpo esa lucha en sus semblantes. Palpo pérdidas y huelgas, propuestas peleadas en cada pleno y cada espacio; palpo diálogo y paciencia; el compromiso de una anciana que me ofrece un bocadillo: sus arrugas son trincheras. Y adónde va todo esto, me pregunto. A qué saco roto caen sus balas.
♠ 
VI. Sí, es necesario cambiar. Leer la realidad y ponérsela por montera, entender que esto trasciende mochilas y enseñas. Caminar hacia la Gran Marcha y que nos lleve a todos consigo. Por eso hoy, a pesar del derrumbe, me sorprendo sintiendo esperanza. A mí, que tanto pongo de mí misma en barcos que se hunden, y causas que llaman perdidas. No es mucha, apenas un destello. Pero basta para mirar al frente.

4 comentarios :

  1. Gracias por poner esa sensación (compartida) en palabras. Me has emocionado ♥

    Seguiremos caminando hacia la Gran Marcha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isi. Ojalá no se quede en un mero sueño y poco a poco vaya siendo una realidad. Ojalá.
      Un abrazo gigante.

      Eliminar
  2. Soy una persona realista. Pero en esta ocasión, tenía esperanza. Y aunque predomine el azul, esta vez, no lo tienen tan fácil. Algo hemos conseguido. Algo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No permitas que realismo sea el sinónimo de conformismo o resignación, eso nunca :) Siempre habrá oportunidades para hacer que este mundo se parezca a la utopía de nuestra cabeza. Creo que si no creyera eso, no estaría aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar