31 agosto 2015

Venir al norte: La costa.

Yo creo que hay países plenos, grandes, fuertes
y países que no valen nada, igual que los seres humanos,
los libros, las casas, los artistas
y la razón es una razón simple: la atávica voluntad
de querer ser o de no querer ser.
Y yo soy voluntad de querer ser, plena y violenta.
Muy violenta.
MANUEL VILAS

He venido al norte a respirar la paciencia del pescador.
Alguien arroja una red a la vida y alberga esperanza: el hallazgo
y la conquista de un ser precioso.
[...]
He venido al norte a entender que estoy hecha de fuego,
ya lo sabía, en realidad: de fuego y sal.
No he aprendido a doblegarme.

2 comentarios :

  1. Hola Annie. Acabo de descubrirte, y gracias a eso también he descubierto que yo también he venido al norte a eso, a entender que estoy hecha de fuego. Gracias por llenar esta tarde todo mi vacío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por decidir llenarlo leyéndome a mí, precisamente. Es halagador y precioso. Un abrazo

      Eliminar