04 mayo 2014

Perdidos

Pelayo Zurrón
¿Y qué nos asegura la soledad de una isla? ¿Y qué nos asegura la certeza de la vida? Una idea. Sólo una idea. Una idea preconcebida, perpetuada en nuestra ignorancia; una idea quizás errónea. Nada garantiza nada. Ni siquiera la existencia es rotunda. No hay mayor despropósito que el de una afirmación -ni afirmación más verídica que la de nuestra ceguera-. ¿Qué nos asegura la honestidad del náufrago, que es el primero en matar la ley? ¿Qué nos asegura la inocencia del animal, cuya culpa viene inscrita en su instinto? ¿Qué nos asegura dueños de nosotros mismos y no medios, fines, efectos, puestos en manos desconocidas? Me yergo sobre mi peñasco, enfrentando un océano infinito. Yo contra todas las dudas. Yo contra todas las mareas. Las preguntas seguirán arremetiendo en forma de olas, en forma de monstruos y tempestades, pero no me ahogarán con ellas. Esta vez estoy a salvo.
(play)

6 comentarios :

  1. (siempre tan bonita, Annie, siempre, siempre tan bella. sé fuerte, resiste. la valentía es buena para la vida y tú eres demasiado preciosa para naufragar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por suerte resistir es cada vez más fácil. Gracias.
      :)

      Eliminar
  2. Tus palabras tienen la fuerza de las olas, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá mis acciones también tuvieran esa fuerza.

      Eliminar
  3. nada es seguro, podemos creer en lo que queramos, erróneo o no, dependerá de nosotros. hay gente que muere por no negar en lo que cree, y pienso que es hasta hermoso morir por algo así.

    (saludos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le tengo un inmenso respeto, e incluso envidia, a la gente que es capaz de morir por sus convicciones. En cambio yo no estoy segura de la mayoría de las cosas y me temo que seguiré así.

      ¡Un beso!

      Eliminar