15 marzo 2014

Por ahora soy invierno

J. W. Waterhouse
Eras la primavera, ¿recuerdas? ¿Cuántas veces lo repetimos como una oración sobre la hierba, gozosos, haciendo las tardes perennes bajo su influjo? ¿Cuántas veces logramos girar el ciclo de las estaciones, eternizar lo perecedero en la plenitud del domingo? Obraste todos los milagros. Me devolviste a mi madre Démeter. Me devolviste el amor de los míos. Crecieron sobre mi pecho el maíz, el olivo, el centeno; cada semilla que en él posabas. Y fui Rut, humilde heroína, recogiendo las gavillas sobrantes, recibiendo el fruto de mi siembra. Y te seguí porque decías haberme buscado siempre y siempre es todo lo que esperé -el siseo del viento entre mis piernas, la firmeza del sol sobre mi rostro: la afirmación rotunda-. Eras la primavera, ¿y después? Sucumbimos al solsticio. Por ahora soy invierno. ¿Vendrás de nuevo? ¿Limpiarás mi sal?

No hay comentarios :