11 febrero 2014

Curtis

Existence, well, what does it matter?
I exist on the best terms I can.

Cumplí veintidós años. Pedí la música y me la dieron. Parecía imposible pero hay hombres capaces de desentrañar el ruego, de adivinar, bajo este dolor, mis aún presentes ansias de canto. Ahora paso largos ratos rasgando las cuerdas de mi nuevo amigo; lo llamo Curtis, como el músico loco. ¿Quién sino otra loca pone nombre a instrumentos inertes? ¿Quién sino otra loca hace de su condena una clave? Cumplí veintidós años y tuve el mejor regalo: el juez me miró de frente, confesó entiendo tu suplicio, y su indulto, aunque tardío, subsanó cada rotura. Pedí la piedad y me la concedieron. Decidme, ¿qué separa la bondad de la demencia?

1 comentario :

  1. Muchas felicidades, Annie <3 Ni qué decir que pasaste un buen cumpleaños. ¡Me alegro un montón! Yo quiero verte juguetear con Curtis un rato para saber de qué y cómo suena.
    Dentro de nada tendrás tu email.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar