12 enero 2014

(consejos del doctor S. para una curación rápida)

1. No a las exigencias. No a las tareas que le exijan esfuerzo. Esta enfermedad es una gripe, insiste. Una gripe de la mente. ¿Usted trabajaría con gripe? No. Así que no lo haga. Su cerebro no quiere ser tratado a golpe de reloj y examen. Olvide horarios de estudio, olvide metas, olvide marcajes. En lugar de eso, lea, investigue, aprenda idiomas, dibuje. En nombre del placer y nunca del futuro.
2. Póngase en marcha. Vaya a pasear o apúntese a clases de baile. Dé a sus pies un motivo para seguir caminando. Puede que así se encuentre con un atardecer temprano y quién sabe, quizá despierte algo ahí dentro, donde usted afirma que ya nada funciona, ni el latido ni la sinapsis.
3. No tenga miedo.
4. O tenga miedo y no escape.
5. No divague sobre la crisis, la miseria, los mendigos, la guerra y la posmodernidad; no teorice sobre Dios, sobre el amor y sobre el abandono; aleje de sus pensamientos la mentira, el mundo occidental y la muerte.
6. No deje la medicación a menos que quiera ver crecer al monstruo, pues las píldoras son su jaula. A menos que quiera, claro, que se alce y que obtenga el mando. A menos que quiera que le torture con cientos de agujas bajo las uñas.
7. Si siente deseos de vomitar, cortarse la piel o abrir las ventanas, no lo dude: pida ayuda. O en su defecto, escriba poemas.
8. Recuerde en cada momento: sólo tiene 21 años.

9 comentarios :

  1. Duro como una hostia, así de claro.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. yo también me impuse esos mismos consejos para curar la enfermedad.
    me ha costado meses, y miedo, y angustia, mucha. pero al fin veo un poco, un poquito de luz otra vez. quizás es que la terapia ha funcionado. o quizás es que era navidad y me había tomado unas vacaciones.
    ojalá podemos de una vez por todas espantar el monstruo, yo estoy segura de que tú vas a conseguirlo.

    muchos ánimos y besos.

    ResponderEliminar
  3. Nada como tener cinco exámenes y tres entregas esta semana y leer cosas como ésta. Llevo tiempo alejada de blogger pero tenía que plasmar lo duras que me han resultado tus palabras. Por qué ya toca hacerles caso.
    Un abrazo, Annie.

    ResponderEliminar
  4. Dígale a su médico que soy un caso perdido. He imcumplido todos sus consejos, empezando por olvidar que sólo tengo 22 años, que le doy demasiada importancia a todo, que me frustro con facilidad, que no soporto la inactividad y pachorra ajena, que mi cabeza me dice que pare, y que pare, y que pare y yo sigo hasta la extenuación. Dígaselo. Dígale que odio las pastillas, que las palabras por un oído me entran y por el otro se atascan. Dígale que estoy perdiendo contra migo misma. Dígale...
    Mejor no le diga nada. Detesto ir al médico.

    ResponderEliminar
  5. creo que con estas palabras has escrito por y para ti, pero también por algunos de nosotros. supongo que todos tenemos algunos monstruos, y la verdad es que no puedo dejar de decirte que tienes algo especial entre las letras, que gracias y que muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  6. Yo es que no podría estar más enamorado de ti por lo que escribes. Consejos muy útiles.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos, de verdad. Sois geniales.

    ResponderEliminar
  8. ¿y si esta enfermedad tan rara y común a la vez ha alcanzado un punto demasiado avanzado?

    no mando besos no sea que os vaya a contagiar. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que ni siquiera en el punto inicial sabría darte una respuesta.

      Un beso (sí) para ti :)

      Eliminar