18 octubre 2013

Krokodil. Bestialismo.



(no tenéis idea de cuánto veo. los ojos se me escaman y mudo de piel cien veces, tan sucia estoy por dentro, ansiosa por sólo ser huesos, sin sangre que me domine. vi un documental sobre la última droga de moda, la llamaban krokodil, un sustituto de la heroína, pudría la carne, la devoraba; yo tengo la mía: es la belleza. «a veces siento como si la contemplase toda a la vez, y me abruma», y también me engulle y me devasta. pedazo a pedazo. son ellos. todo en ellos. de todas las formas y tamaños y todos bellos y desconocidos, al cruzar la calle o cediéndome el paso, siendo ajenos a mi existencia, sí; ellos, la inyección o la chispa del incendio. 

no tenéis idea de cuánto muerdo. porque muerdo de noche, cuando nadie intuye ni puede escucharme, cuando nadie acusa, muerdo. devengo animal, (ani)mal, Annie-mal... el lenguaje nunca es inocente como tampoco lo son tus manos, aparta las manos y el pensamiento, aparta el deseo y también los hombres, pero no puedes evitarlo: los has esperado tanto tiempo. pasaron tan deprisa cuando tu avidez apenas seguía siendo niña, cuando no sabías atraparlos, retenerlos; tampoco habrías podido, no hasta que aprendiste a jugar. traviesa ruleta, generoso azar. aparta la fiera de tus dientes. lo salvaje es sucio, lo sucio es pecado, y pecar no te librará de la muerte. recuérdalo cuando te desnudes con las ventanas bien abiertas.

no tenéis idea de cuánto miento. es involuntario, las palabras de calma vuelan solas desde el tórax hasta los oídos de quien quiere oírme enunciar la llegada, bendecir la paz, ensalzar la pureza. mentira. sigue vivo el viaje, la adrenalina, el sudor. este cuerpo que no está hecho para mantenerse o contenerse; esta mente concebida para deshojarse, este sexo creado para desbordarse... leí un artículo sobre la última literatura erótica de moda: paleozoofilia. porno con dinosaurios. la gamberrada de un par de estudiantes de Texas es mi sonrisa del día. sonrío mientras cae la tarde como un torrente bajo mi blusa. a solas todos somos bestias. demasiado calor para octubre.)


Peony Yip

6 comentarios :

  1. El lenguaje nunca es inocente y esta entrada lo demuestra. Echaba de menos leerte, Annie. :)
    ¡Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lenguaje nunca es inocente, ¡y por eso adoro jugar con él!
      Gracias bonico :)

      Eliminar
  2. Me gusta cómo enlazas tantas ideas en tres párrafos, con esa sencillez e intensidad que te atrapa desde la primera línea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bonita. Esto es parte de mi cuaderno personal; entiendo que a veces sea difícil que alguien ajeno a mí lo comprenda del todo. Es genial que puedas hacerlo.

      Un beso :D

      Eliminar
  3. Genial y palpitante, como siempre.

    ResponderEliminar