22 septiembre 2012


Sobre la piscina (investigación llevada a cabo el 5 de agosto, a las 14.23 horas):

1. El idioma de la piscina es el idioma de los niños, son los balbuceos onomatopéyicos, los aullidos rebosantes de vida que parecen ansiar decir tantas cosas y se ven refrenados en la limitación de los sonidos y el desconocimiento de las gramáticas.
2. La inocencia muere ahogada. Bajo la superficie y en borrosa secuencia he visto criaturas pateando, palpando, rabiando, peleando contra el envite del cloro. No hay oxígeno para el civismo y emerge el auténtico humano –el mismo que pateaba en el útero y sólo halla la paz en las bañeras.
Resta decir, ¿qué somos? ¿Pez, mamífero, tentáculo?
3. La lujuria se tiende al sol. Sus minúsculas gotas de agua y quizá transpiración se dispersan en abdómenes lisos y hombros de tonos bronce. Los adolescentes chillan reclamando atención sin darse cuenta, como bebés crecidos y sexuados; pero ellos no carecen de lenguaje e inundan de bromas e improperios los oídos de los presentes.
4. La infección acecha en las duchas. Dúchese antes de bañarse, bitte duschen, despréndase de la arena y la sal, la enfermedad y el pecado. Después ya podrá bajar la abarrotada escalerilla metálica y sumergirse en el remanso azulado y puro contenido entre las losas.
Todo falso.
              
Prefiero el mar, donde no gobierna el hombre.      

2 comentarios :

  1. Bueno, el mar... cuidadín también con él. Jo, yo que detesto la piscina has hecho hasta que me parezca bonita y todo. En las cosas cotidianas no nos damos cuenta de que hay un lenguaje, y tú muestra ese lenguaje con tus propias palabras y sea quizás la forma en que lo haces, que es que cambia mi percepción de algo tan simple y monótono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este verano, que fue extraño, me propuse aprender a observar más allá de la primera impresión de una escena. Este fue uno de mis 'ejercicios', por así decirlo :) Y tú, psicóloga casi, entiendes mejor que yo que todo aquello que hacemos tiene detrás una historia.
      (Yo odio las piscinas, y la playa. Pero el mar me fascina como sabes)

      Eliminar