22 septiembre 2012



«¡No miento! ¡A Lennon lo mató un fan! Hoy en día los sentimientos demasiado inflados son un síntoma claro de psicopatía. El minimalismo es la norma vigente: la clave del éxito. »
«Eres monstruosa. »
«No comprendéis que no estamos a salvo. Nuestros padres igual lo estaban, nosotros no. Nos atrincheramos tras ventanas blindadas, vallas electrificadas y porteros titánicos. Cualquiera es un peligro. Escatimad en osadías, invertid en autodefensa. Armaos hasta los dientes. »
Lili es muy inteligente, lee novelas malditas, y la prensa dominical. Por eso se hace escuchar. En el fondo lleva razón, corroboran todos, no hay que amarse sino armarse, ellos ya no deben confiar sino en el momento que aspiran, al que le sorben lo blanquecino que corona su birra dorada, el próximo instante quizá sea una trampa, puede ser el peldaño que cruje o la tostada que cae por el lado del pan, no hay nada fuera de aquí y ahora, del bar que fue oficina que fue empresa que fue palacio, solo la sirena de una ambulancia veloz que salva a un muerto de la vida eterna, y multitudes que pujan por unos derechos teóricamente legítimos y experimentalmente ficticios, y un ciclo en el que el dinero ni se crea ni destruye, sólo se transforma en un AK-74, un rescate, un Big Mac, el reverso rosáceo de la mano de un vendedor de CD’s piratas.
La pelirroja ya no canta y se adormila sobre la superficie pegajosa de la mesa.  «Ves, »dice Lili riendo, «a estas horas solo se puede dormir o morirse uno. El mundo está loco.»Don’t cry, don’t raise your eye, it’s only teenage wasteland. El del extremo hace rato que gimotea sobre la lista de espera del erasmus a Trieste. «El mundo no está loco, la locura es pecado de jóvenes», rebate alguno, «el mundo lo que está es viejo.» La espuma es un vestigio en los vasos, y juventud es bailar en el coche mientras se desploman los mercados. Lili empieza a revolverse. Tiene ganas de ir al baño.
                                                                   (fragmento de mi relato “Teenage wasteland”)                    

No hay comentarios :