19 septiembre 2012


Lunes
Dormir sin saber qué es el sueño. Dormir y que la lengua de gato que soy sepa al cansancio de una nueva vida. Dormir para acabar desayunando el trópico en la tarde: el cacao, y la piña, y el abrazo del sudor invisible.

Sábado
Entre el vapor. El algodón egipcio. La espuma y este pelo que enredas.
Alcanzo a distinguir un siempre.

No hay comentarios :